Óxido de zinc y dióxido de titanio: analizamos las características de los filtros solares minerales

Prevenir los daños en nuestra piel es tan importante (o más) que tratar de eliminarlos una vez que ya han aparecido. Por...

CeraVe Loción Hidratante de Rostro Spf25: ¿es tan buena como la versión de noche?

En ocasiones algunos lectores del blog me piden que les recomiende una crema de noche para aplicar después de los serums específicos:...

Vitamina C: descubre todo lo que este super ingrediente cosmético puede hacer por tu piel

En el mundo de la cosmética hay numerosos ingredientes que nos ayudan a mejorar el estado de la piel. Sin embargo, no...

Fenty Beauty «Gloss Bomb Cream»: swatches y looks del gloss más pigmentado de Rihanna

Si sigues el blog de forma habitual recordarás que hace algún tiempo realicé una reseña del Gloss Bomb de Fenty Beauty, uno...

Antioxidantes: ¿en qué consiste el EUK-134?

Si lees este blog de forma habitual estarás ya acostumbrado a ingredientes cosméticos con nombres impronunciables, por eso y para mantenerme fiel...

Introducción a la protección solar: todo lo que deberías saber de las cremas solares (y quizás desconozcas)

Posiblemente estés esperando que comience este post advirtiéndote de todos los efectos negativos que el exceso de exposición solar provoca en nuestra piel. Sin embargo, a día de hoy es poco probable que no hayas oido decenas de veces que los rayos ultravioleta no solo provocan su envejecimiento prematuro, sino que pueden tener consecuencias tan graves para nuestra salud como el cáncer de piel.

Por nuestra forma de actuar parece que esta información nunca llega a calar en nosotros de forma definitiva. Puede deberse quizás a que en este país el sol forma parte de nuestras vidas, de nuestra cultura, de recuerdos agradables, y reconozcámoslo: ¿quién no se ve favorecido con un poco de color en el rostro?

He decidido por eso intentar captar tu atención aproximándome al tema de una forma diferente. Como dicen que una imagen vale más que mil palabras…mira abajo:

Esta fotografía, publicada en el «New England Journal of Medicine«, muestra el envejecimiento dispar en el rostro de un hombre de 69 años, tras 28 años trabajando como conductor de camión. La mitad izquierda de su cara, sometida a una exposición solar constante por estar situada en el lado de la ventanilla, muestra un número desproporcionado de arrugas en relación al lado derecho.

Creo que sobran las palabras, así que entremos ya en materia.

¿Cómo funciona un protector solar?

Ya sea en crema, stick o spray, un protector solar funciona a base de filtros que nos protegen de los rayos UV. Existen dos tipos de ingredientes: los conocidos como filtros químicos y los físicos o minerales. En realidad una forma más correcta de referirse a ellos sería: orgánicos e inorgánicos, pero la primera denominación está comercialmente más extendida.

Los filtros químicos u orgánicos funcionan absorbiendo la radiación y transformándola en calor (imperceptible para nosotros). Hasta hace poco se creía que los filtros físicos o inorgánicos actuaban reflejando los rayos UV, pero un estudio de 2016 demostró que en realidad funcionan transformado de igual forma la radiación en calor y reflejando aproximadamente un 5-10%.

Los ingredientes minerales son solo dos: zinc oxide (óxido de zinc) y titanium dioxide (dióxido de titanio).

Un ejemplo de hidratante con antioxidantes y los dos filtros minerales: Paula’s Choice Defense Moisturiser SPF30 disponible en Amazon o CultBeauty.

El listado de ingredientes químicos es más amplio (además se han realizado nuevas incorporaciones): Oxybenzone (Benzophenone 3), Octinoxate (Ethylhexyl Methoxycinnamate), Avobenzone (Butyl Methoxydibenzoylmethan), Octisalate (Ethylhexyl Salicylate), Homosalate, Tinosorb S (Bis-Ethylhexyloxyphenol Methoxyphenyl Triazine), Mexoryl SX (Emcasule o Terephthalylidene Dicamphor Sulfonic Acid), Uvinul T150 (Ethylhexyl Triazone)…

La razón por la que incluyo varios nombres del mismo filtro es para que sea más fácil localizarlo en la lista de ingredientes independientemente de la forma con la que aparezca.

Entre las características principales de los filtros minerales podemos destacar que son más estables que los químicos y no producen irritaciones. Sin embargo tienen una textura densa que deja una máscara blanca en el rostro una vez aplicados.

Los filtros químicos por el contrario poseen una textura más elegante y ligera que los hace más atractivos. Sin embargo un punto negativo es que algunos de ellos (ej: oxybenzone o avobenzone) pueden irritar las pieles más sensibles y son menos estables, es decir, se degradan (pierden su eficacia) más rápidamente con la exposición a la luz solar.

Recuerda que la radiación UVB tiene una longitud de onda de 280-315nm, la UVA-II de 315-340nm y la UVA-I llega hasta los 400nm. Respecto a la amplitud de la protección, los filtros minerales ofrecen por sí solos una protección de amplio espectro: en concreto el dióxido de titanio tiene muy buena protección frente a los rayos UVB y UVA-II y menor frente al rango UVA-I. El óxido de zinc ofrece una protección más uniforme de UVB+UVA, por eso se considera el ingrediente con mayor espectro de protección.

Como acabo de mencionar, los antiguos filtros químicos, no eran capaces de ofrecer protección UVA+UVB de forma independiente, por eso una crema solar debía incluir varios para cubrir todo el espectro, además de para estabilizarlos. Esto no debe llevarte a pensar que el nivel de protección era menor, simplemente en vez de tener un sólo ingrediente tu crema solar contenía 4 (con lo que en parte se aumentaba el riesgo de irritaciones para pieles muy sensibles).

Los nuevos filtros químicos, son un gran avance en este sentido ya que han conseguido superar alguno de los puntos negativos que podían atribuírsele a este tipo de ingredientes. Por ejemplo el Tinosorb S ha pasado a ser uno de los mejores filtros solares: protege contra los rayos UVB y UVA, es muy fotoestable y tiene un perfil muy seguro como ingrediente cosmético.

Un ejemplo de protector solar que incluye nuevos filtros químicos: La Roche-Posay Anhelios Fluido Invisible SPF50+ disponible en Lookfantastic, PromoFarma, MiFarma o Douglas o Amazon.

¿En qué consiste el SPF?

El Factor de Protección Solar (SPF) es el cociente entre la dosis eritematógena mínima (la cantidad de energía necesaria para generar un eritema) en una piel protegida por un producto de protección solar, y la dosis eritematógena mínima en la misma piel sin proteger.

Dicho así cuesta entender algo, lo se. Se trata básicamente de un sistema que sirve de guía para indicarnos cuánto tiempo podríamos estar expuestos a la luz solar sin quemarnos.

Para calcularlo necesitas conocer cuanto tarda tu piel en ponerse roja con la exposición al sol sin protección, y después multiplicarlo por el SPF del producto que estés considerando. Por ejemplo, si tu piel comienza a quemarse después de 10 minutos de exposición solar sin protección y utilizas un SPF30, tendrías en teoría 300 minutos (5h) de protección antes de quemarte.

¿Realmente es necesario reaplicar el protector solar si utilizo un SPF alto?

La razón por la que en el párrafo anterior digo «en teoría» es porque en realidad el significado del SPF no debe llevarse a la practica de forma literal. En primer lugar porque de forma general no aplicamos una cantidad de protector tan generosa como la que se utiliza en los estudios: 2mg/cm2. Por si no lo sabias el SPF varía con la cantidad de producto aplicada, así que si no utilizas una cantidad suficiente de protector solar, estas reduciendo su efectividad.

Por otro lado en los test donde se mide el SPF, se utilizan lámparas que emiten radiación UV constante mientras que en la vida real la intensidad de los rayos varía a lo largo del día. Esto quiere decir que el tiempo que tardaría tu piel en enrojecerse sin protección a las 8 de la mañana quizás sea bastante similar al tiempo que tardaría llevando un SPF+15 a las 12:00 (aunque en teoría deberías tardar 15 veces más).

Ahí no acaba la cosa. Los filtros minerales y los nuevos filtros químicos son muy estables pero algunos de los tradicionales se degradaban al poco tiempo de estar expuestos al sol. A más exposición (o sea mayor radiación absorvida) menor duración de la protección.

Por último y no por ello menos importante, aun sin darnos cuenta nos tocamos la cara muchísimas veces al día, utilizamos servilletas, pañuelos, sudamos, nos ponemos el móvil en la cara…Todo ello hace que eliminemos sin darnos cuenta la capa de crema solar.

Ahora entenderás por qué debes reaplicar el protector religiosamente y no confiarlo todo al SPF. Cuando tu madre intentaba aplicarte la protección cada dos horas no es porque fuera más machacona que el resto o su propósito fuera amargarte el día. En realidad estaba haciendo lo correcto.

Protección contra los UVA

Un dato importante a tener en cuenta es que el SPF es un indicador de la protección frente a la radiación que causa eritemas, es decir básicamente la UVB. ¿Qué hay del resto?

Para no tener que acudir a un análisis del listado de ingredientes podemos echar un vistazo a los indicadores que nos informan de la protección frente a los UVA.

El factor de protección UVA (UVA PF) es el cociente entre la dosis mínima de UVA necesaria para inducir un oscurecimiento pigmentario persistente (PPD) de la piel con protección solar, y la dosis mínima de UVA necesaria para inducir el oscurecimiento mínimo de la misma piel sin proteger. Como ves en este caso en lo que nos fijamos es en el tiempo que tardan los rayos en producir una pigmentación duradera (PPD) mientras que en el caso de los UVB o SPF atendíamos a las quemaduras o eritemas.

Para cumplir la normativa europea y obtener el sello UVA (las palabra UVA rodeada por un circulito) un protector solar debe ofrecer un factor de protección frente a la radiación UVA de 1/3 del SPF (además de una longitud de onda crítica mínima de 370 nm).

Es común usar el concepto de PPD a la hora de hablar de la protección frente a esta radiación. Al igual que sucedía con el SPF, un PPD de 10 significa que usando ese protector solar, tu piel tardaría en teoría 10 veces más en broncearse que sin él.

Por cierto, si alguna vez te has topado con un protector solar con las letras PA seguidas del símbolo +, no se trata más que de una nomenclatura utilizada en algunos países asiáticos. A más símbolos + mayor protección. Esta sería la equivalencia con el PPD:

PA+ -> PPD 2-4, PA++ -> PPD 4-8, PA+++ -> PPD 8-16 y PA++++ ->PPD 16 en adelante.

Como ves, el tema de la protección solar es un asunto de vital importancia ya que no solo hablamos de evitar el envejecimiento prematuro de la piel sino de prevenir problemas de salud más graves.

Aunque esta entrada haya sido extensa, en realidad solo se trata de una introducción a los filtros y la nomenclatura básica que puedes encontrar en los protectores.

Para ofrecerte un conocimiento más amplio de la materia, iré desarrolando cada uno de los temas de forma individual ya que existen mitos sobre algunos ingredientes o aspectos que rodean a su seguridad, cuya explicación me gustaría basar en estudios y no en la rumorología.

Mientras tanto, espero que esta entrada te haya servido para hacerte una idea general del funcionamiento de los protectores solares y te haya ayudado además a tomar conciencia de la importancia de elegir la protección adecuada y de utilizarla correctamente.

Algunos artículos de este blog contienen enlaces afiliados.

Promociones destacadas

  • Sephora: 3×2 tratamiento haciendo click aquí. Hasta 11/05
  • Sephora: Envío gratuito por la compra de dos productos The Ordinary. Hasta 30/05.
  • Urban Decay: regalo de minitalla «All Nighter Setting Spray» por compras iguales o sup. a 40€ y regalo Travel Size de «All Nigher Setting Spray» por compras iguales o sup. a 60€. Hasta 16/05. Código: ALLNIGHTER
  • Sephora: Recibe un vale de 10€ por compras superiores a 50€ en perfume. Hasta 16/05. No es necesario código. El vale se recibirá por email el 17 de mayo.
  • Lookfantastic: 20% + 10% extra en selección con el código: UNLOCK10. Hasta 16/05.

¡FELICES DESCUENTOS!

Dejar comentario

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre

Lo más leído de la semana

Máscaras de pestañas Deliplus: Maxi Volume, Long Xtrem y Volume 4Dimensions

Tanto si llevas un maquillaje muy natural, como si creas un look más sofisticado, una buena máscara de pestañas es imprescindible para...

Paleta The New Nude: reseña, swatches y looks.

Cuando Huda Beauty lanzó The New Nude, la describió como una paleta que cambiaría las reglas del juego y redefiniría la idea...

Óxido de zinc y dióxido de titanio: analizamos las características de los filtros solares minerales

Prevenir los daños en nuestra piel es tan importante (o más) que tratar de eliminarlos una vez que ya han aparecido. Por...

Artículos Relacionados

Niacinamida: la nueva super estrella de la cosmética

Ya conoces otros ingredientes fabulosos para el cuidado de la piel como el retinol o el ácido hialurónico. Hoy quiero presentarte a...

¿En qué consiste la coenzima Q10 y qué beneficios proporciona a la piel?

Es muy probable que te suene este ingrediente, incluso aunque no tengas mucho interés en el mundo de la cosmética. Además, si...

¿Necesitas un tratamiento específico para el contorno de ojos?

El contorno de los ojos es una zona especial de nuestro rostro. Las primeras arrugas suelen aparecer aquí, en ocasiones tenemos bolsas,...

Ácido Hialurónico: el ingrediente clave para una piel hidratada

El ácido hialurónico (Hyaluronic Acid) se ha convertido en un ingrediente increíblemente popular, no sólo en los productos de cuidado de la...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies